Pertenece a la familia de los equinodermos. Habita en el litoral hasta los 30 m de profundidad, entre rocas, charcas dejadas por la marea o agujeros naturales o excavados por ellos para protegerse de las corrientes .Se recubre de conchas, piedras y algas como defensa, y para evitar la luz intensa.

Se alimenta de algas, plancton, caracoles y mejillones.

Es una especie protegida aunque en España está fuera de peligro.

Sus principales amenazas son la contaminación y la sobreexplotación.

Las espinas más pequeñas son venenosas y pueden producir lesiones muy dolorosas si se las toca.

Las formas del cuerpo de los erizos son muy diversas, algunos son redondos y espinosos como una castaña, otros son redondos y chatos, con pelos cortos y suaves como terciopelo.

A pesar de sus espinas, son una deliciosa comida para cangrejos, focas, y hasta algunos pájaros.